La pista Solalinde

Astrolabio Político

Por: Luis Ramírez Baqueiro

 

“Cada lágrima enseña a los mortales una verdad.” – Platón.

 

Hombre comprometido con las causas de los migrantes, Alejandro Solalinde Guerra nunca se imaginó hasta donde habría de llegar en su lucha por hacer valer los más elementales derechos contenidos en tratados internacionales, e incluso en la carta universal de los Derechos Humanos avalada por la Organización de Naciones Unidas.

Quizá por ello aquel 27 de Febrero del 2007, cuando en la Ciudad de Ixtepec, Oaxaca fundó y creó el albergue “Hermanos en el Camino” nunca se imaginó lo que habría de suceder.

Esa noche, crónica el portal de Internet, Solalinde Guerra dio cobijo 400 migrantes quienes durmieron en el albergue provisional con el que comenzaría su misión pastoral, que hasta la fecha le han permitido atender a cerca de 20 mil personas al año. Desde entonces acompaña a nuestras hermanas y hermanos migrantes y les ofrece asistencia humanitaria brindando alimentos y posada, así como apoyo médico, psicológico y asesoría jurídica y legal, para miles de seres humanos que lo único que intentan es encontrar su propio paraíso y la realización de sus sueños.

Pero la vida nos juega muchas gracejadas, extraños retos que nos enfrentan y afrentan con un realidad que se traduce en cientos de migrantes víctimas de asaltos, agresiones físicas y sexuales, abusos de autoridad, extorsiones, secuestros cometidos por parte de bandas delictivas y de la delincuencia organizada y, también, por autoridades públicas como policías de los distintos niveles y agentes del Instituto Nacional de Migración.

Y aun cuando el presbítero ha mostrado su proclividad a opinar de asuntos públicos, lo que este lunes 31, refirió, ha dejado a más de uno atónitos, pues de confirmarse, evidencia que las autoridades federales, habrían dado todas las facilidades para que el gobernador con licencia, Javier Duarte de Ochoa, pudiera emprender la nada graciosa huida.

Entrevistado vía telefónica por la reportera Ana Lilia Velázquez, el sacerdote católico, aseguró que en el rancho San Antonio del municipio de Villa Flores en Chiapas está escondido Javier Duarte, y ya es de conocimiento de la Procuraduría General de la República y el Ejército. Está solo, no está su familia con él, señaló.

Así mismo, Solalinde expuso que pobladores han visto acordonar la zona por el Ejército, así que si sale del país será responsabilidad del gobierno de Enrique Peña Nieto.

Cuestionado sobre ¿cómo tuvo conocimiento de ello?, refirió que la pista se la habrían dado a conocer gente de la comunidad.

Para el defensor de los Derechos Humanos, Duarte y Fidel Herrera le “hicieron mucho daño al país, cuando permitieron crecer la delincuencia, específicamente el sicariato”, por lo que ambos deben ser juzgados.

La propiedad en donde habría de estar refugiado Duarte de Ochoa, asegura el religioso es un rancho propiedad de Antonio Macías Yazeguey, suegro del ahora fugitivo, en donde gente que él considera confiable, le ha dicho haberlo visto.

“Son gente de toda mi confianza”, precisó, aun cuando no quiso decir, si son feligreses ni desde cuando sabe que está ahí escondido. Lo que sí sabe, es que su familia no está con él.”

–¿Se trata de información fidedigna?

–Sí, claro, quiero pensar que sigue ahí. Es una fuente confiable. Se trata de conocidos míos.

–¿Desde cuándo sabe de esto?

–Tampoco puede decirle, porque depende de otras personas y lo estoy diciendo ahora.

Desde hace varios días “hay varios elementos del Ejército en la zona y estarían casi por ubicarlo, entonces si no está, estaríamos hablando de que está en el extranjero”.

El prelado religioso dijo que al momento no ha informado a las autoridades sobre la probable ubicación de Duarte Ochoa, “porque las autoridades ya lo saben, lo sabe el Estado, lo que hace falta es que haya voluntad política para que actúen”.

Solaliden acusó que Duarte de Ochoa, ha dañado “terriblemente a Veracruz, no sólo en materia de justicia, también en cuestión de ecología han estado entregando los terrenos y duele lo que hizo con los migrantes y las mujeres desaparecidas y duele tanto los jóvenes y desaparecidos”.

El sacerdote, consideró que no solo Duarte, sino el propio embajador Fidel Herrera deberían ser llamados a cuentas por la PGR, porque han dañado a migrantes, a veracruzanos, son responsables dijo, desapariciones, y de secuestros ocurridos en la entidad, no sólo por el tema financiero.

Esperemos que de ser cierta la información vertida por el protector de los migrantes las autoridades federales, preparen y ejecuten el operativo para dar con su paradero, no salgan después con que perdonen ustedes, el señor ya se nos fugó.

Al tiempo.