Bolivia se queda sin agua; decreta emergencia

Evo Morales señala que es la peor sequía en 25 años; “Prepararse para lo peor”, pide a bolivianos

 

El presidente de Bolivia, Evo Morales, firmó este lunes un decreto que declara “emergencia nacional” en el país por la peor sequía de los últimos 25 años que ha obligado a racionamientos de agua en varias regiones, que incluye a siete de las 10 principales ciudades del país con mayor escasez en La Paz.

“Hay que estar preparados para lo peor” y planificar “grandes inversiones” para garantizar el abasto de agua, advirtió Morales en declaraciones a los medios tras una reunión con su gabinete.

El decreto declara “situación de emergencia nacional debido a la presencia de sequía y déficit hídrico en diferentes regiones del territorio nacional provocadas por fenómenos climáticos adversos”, informó el presidente.

Así, las alcaldías, las gobernaciones y el gobierno nacional “tienen la obligación de movilizar recursos económicos” para garantizar que la población tenga agua, precisó.

“Mi recomendación es que seamos responsables (sobre) cómo cuidar el agua. Se presentó este problema por el cambio climático”, señaló al advertir que este año se han registrado las temperaturas más elevadas en los últimos cien años.

Junto a sus ministros, el presidente evaluó la escasez y racionamiento de agua que sufren La Paz y su vecina El Alto, Cochabamba (centro), Oruro (oeste), Potosí (suroeste), Sucre (sureste) y Tarija (sur).

Morales destituyó días atrás al responsable nacional de regulación del sector de agua y al gerente de la Empresa Pública Social de Agua y Saneamiento (Epsas) de La Paz, por no alertar a tiempo sobre el descenso del nivel del agua en las represas.

Restringen más el suministro

Desde hace días, la falta de agua potable afecta a cinco de las nueve regiones del paísy se nota con mayor intensidad en grandes urbes como La Paz y El Alto, donde el suministro se ha restringido a tres horas cada tres días.

Ayer domingo, el gerente interventor de la Empresa Pública Social de Agua y Saneamiento (EPSAS), Marcel Humberto Claure, informó que el horario de distribución de agua potable en las 94 zonas afectadas de La Paz se reduciría a tres horas, y sumó entre dichos sectores a La Portada, Munaypata, Tacagua y zonas aleñadas.

“Hay un nuevo horario que son tres horas y están escalonadas. Digamos de 10:00 a 13:00, de 13:00 a 16:00 en el área de Los Pinos, y de 16:00 a 19:00. He venido a hacer conocer a todos los pobladores de El Alto y algunos sectores de La Paz que también entrarán en racionamiento”, informó. Y “para los próximos días la cosa se pone más dura en la zona Sur”, añadió Claure.

Claure recordó a los bolivianos que “esto va a tomar tiempo en resolverse”, porque es probable que haya otro año seco.

Entre tanto, el Colegio Médico de La Paz recomendó a la población evitar el consumo directo del líquido y sugirió filtrarlo y luego hervirlo.

¡Agua sí, chinos no!, crecen protestas

La escasez de agua motivó en los últimos días protestas callejeras en La Paz, cortes de ruta en Cochabamba y amenazas de enfrentamiento en Potosí entre campesinos que la usan para riego y trabajadores mineros para sus ingenios.

“¡Agua sí, chinos no!”, fue el grito principal que cientos de vecinos de la zona Sur de La Paz con que corearon y marcharon la noche del domingo en protesta por la falta de agua. Baldes vacíos sirvieron como bombos para dar ritmo al recorrido desde San Miguel hasta la Embajada de China.

La convocatoria se realizó vía redes sociales, tras conocer que EPSAS redujo el horario de abasto de agua, que afecta a 94 zonas de La Paz desde 13 días atrás.

“¡Evo, cuidado, estamos emputados!, ¡El Illimani no se toca!, gritaban. La protesta se realizó también ante la embajada china porque la anterior semana la Cámara Nacional de Minería informó que hay una empresa minera china que trabaja actualmente en las faldas del Illimani.

 

Con información de Página Siete