PUEBLOS MAGICOS DE PAPEL.

VISIÓN Y EVOLUCIÓN.
PUEBLOS MAGICOS DE PAPEL.
Julio Alonso iglesias
El Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española define la palabra ficción como: Acción y efecto de fingir. Invención, cosa fingida.
El programa Pueblos Mágicos, originalmente se desarrolló como un producto interesante y original que arrancó con gran éxito, pero que gradualmente se fue prostituyendo por culpa de los intereses de políticos para ganar los favores de la población en tiempos electorales, terminando por apoyar poblaciones feas, sin servicios, ni antecedentes culturales profundos y peor sin servicios reales que ofrecer a los turistas potenciales que pueden dejar una verdadera derrama económica.
Algunos políticos como el hoy delincuente Javier Duarte Ochoa llegó en alguna ocasión a decir que pediría “7 u 8 pueblos mágicos para Veracruz”, como si esto fuera por pedido a una tienda, lo que reflejaba el nivel de ignorancia del hoy prófugo de la justicia federal, en los tiempos en que era secretaria de turismo la eterna viajera a costa del erario público e inepta servidora pública Leticia Perlasca.
La violencia en el país se ha cebado en los Pueblos Mágicos algunas poblaciones los ha alcanzado de manera crítica entre los que destacan
En primer lugar Taxco, Guerrero, El segundo sitio lo ocupa Mier, Tamaulipas, Cosalá y El Fuerte en Sinaloa, y el de Bocoyna, Chihuahua, Estos municipios han llegado a tener más policías y soldados que población civil que tuvo que salir corriendo para preservar sus vidas.
Otro golpe que ha sufrido el programa, que es el recorte presupuestal que tendrá una reducción de 63.8 por ciento en el presupuesto proyectado para el siguiente año, ya que el gobierno federal planea dotarlo con únicamente 568.9 millones de pesos, de acuerdo con el paquete económico 2017.
La cifra contrasta con los mil 571.7 millones de pesos que se aprobaron este año para el Programa de Desarrollo Regional Turístico Sustentable y Pueblos Mágicos, como oficialmente se denomina, es decir casi el triple.
Este programa desde que fue creado en 2001 con el gobierno de Vicente Fox. Y a quince años de su creación, hoy existen un total de 111 comunidades de todo el país que han sido distinguidas o incluidas como pueblos mágicos, pero su número anuncian que aumentará en diez nuevas distinciones en 2017.
Por lo anterior, pero también por diversos incumplimientos, Veracruz y el programa Pueblos Mágicos quedó vetado del presupuesto del gobierno federal, al no comprobar recursos financieros, por ello, la Secretaría de Turismo congeló a los ayuntamientos con fondos para esa certificación.
Un ejemplo es Orizaba, Pueblo Mágico que no ha recibido ni un peso, y las obras de infraestructura turística y eventos culturales se realizan con recursos propios.
El año pasado, entregaron el distintivo de Pueblo Mágico a los municipios de Orizaba, Coscomatepec y Zozocolco de Hidalgo, y estos siguen esperando apoyo económico de la Secretaría de Turismo.
Sin lugar a dudas estos municipios tendrían sus recursos financieros si el responsable Javier Duarte y sus secuaces Harry Grappa y Pelegrín, si no hubieran puesto sus sucios dedos en el arca pública del pueblo veracruzano.
Si existe un verdadero interés en desarrollar el sector turístico, antes de invertir recursos, se deben cortar cabezas y enviarlos a un reclusorio sin posibilidad de fianza, para generar un verdadero crecimiento en materia de turismo.
La reflexión es suya, hasta la próxima.