Nuevo mapa electoral

La escena veracruzana
Por: Marco Antonio Medina Pérez

Con los resultados del pasado 4 de junio se configura un nuevo mapa electoral en Veracruz, que tiene sus implicaciones fuertes en la escena nacional, sobre todo con miras a 2018.

El número de ciudadanos que estarán bajo el gobierno de los distintos partidos a partir del próximo año es un indicador de la nueva geografía que tendrá Veracruz de 2018 a 2021.

La debacle del PRI es lo más evidente. De ser la fuerza hegemónica en los gobiernos municipales ahora sólo gobernará en alianza con el partido verde en 42 municipios, sobre una población de 1 millón 175 mil ciudadanos, es decir, 14.5% de la población total.

El papel de partido de estado que antes tenía el PRI fue asumido por el PAN, quien se encargó de recoger la estafeta de las viejas prácticas priistas y, en contubernio con su aliado perredista, en unos cuantos meses operó para favorecer sus candidaturas, arroparlas con amarres políticos y harto uso de recurso público, a fin de llevarlas al triunfo. Por esta razón, 4 millones 401 mil veracruzanos serán gobernados por el PAN y su aliado el PRD, distribuidos en 107 municipios.

El ascenso de MORENA es notorio. En su primera participación en elecciones municipales tiene ya un magnífico resultado, se coloca como segunda fuerza electoral, dado que gobernará a 1 millón 477 mil veracruzanos. Aunque sólo haya ganado 17 municipios, su presencia será mayor a la coalición PRI-Verde, dado que cuidará los intereses de 18.2% de la población.

La presencia electoral de partidos como Movimiento Ciudadano, Nueva Alianza, Encuentro Social o PT es menor, pero significativa en algunas regiones, cada uno gobernará a 3.3, 3.2, 1.6 y 1.5% de la población, respectivamente.

La irrupción de los candidatos independientes solo tuvo éxito en 3 municipios, del cual el más importante es San Andrés Tuxtla, por lo que gobernarán en 2.3% de la población, mayor que algunos partidos.

La presencia electoral de los partidos sigue la misma lógica sí nos atenemos a la obtención de segundos lugares. La coalición PAN-PRD alcanzó un segundo lugar en 54 municipios, el PRI en 46 y MORENA en 29 municipios. Es significativa la obtención de segundos lugares por MC, NA y PT, en 26, 21 y 20 municipios, respectivamente.

El resultado estatal sin duda favorece al PAN y la posible alianza que se genere con el PRD y otros partidos, que de repente se van a sentir atraídos por el engañoso Frente Amplio Opositor que, como ya lo abordamos en una entrega pasada, más bien es un frente contra AMLO y su proyecto alternativo de nación.

La pregunta es: ¿a quién servirá finalmente este resultado? A Margarita, a Ricardo, o al que resulte designado por el supuesto frente amplio.

En Morena las cosas están más claras. En línea ascendente, este resultado, como los obtenidos en el Estado de México, en Coahuila o Nayarit, apuntalan la posición de AMLO y MORENA hacia el 3 de junio de 2018.

No obstante, habrá que tomar en cuenta que, como ya lo hemos comentado, Yunes tendrá en sus manos el reestructurado presupuesto estatal y los recursos financieros de 107 municipios a favor de la estrategia corporativa y de compra del voto, que es la única que saben usar en las lides electorales.

MORENA ya inició sus victorias en las zonas rurales. Tendrá que aprender cada vez más, y de prisa, a vincularse a las necesidades apremiantes de las comunidades rurales y a saber vincular las aspiraciones inmediatas de la gente con la lucha política hacia un cambio de rumbo.

Lo dicho, necesitamos un cambio verdadero.

marco.a.medinaperez@gmail.com