Diputados federales piden dictar sentencia condenatoria para Javier Duarte

El proceso contra el ex gobernador de Veracruz Javier Duarte de Ochoa debe concluir en una sentencia condenatoria, afirmaron ayer los grupos parlamentarios de PRI y PAN en la Cámara de Diputados.

El coordinador priísta, César Camacho Quiroz, dijo que el ex mandatario causó un grave daño a los veracruzanos, y si bien señaló que la justicia no se pacta, también deben ‘‘evitarse las venganzas políticas, que no son propias de un Estado democrático’’.

‘‘Quítenle la sonrisa’’: PAN

Mientras, el panista Marko Cortés dijo que cuando Duarte sea extraditado de Guatemala, las autoridades mexicanas están obligadas a ‘‘quitarle esa sonrisa cínica, que preocupa’’, porque Duarte alega que él no firmó los documentos para el desvío de recursos.

‘‘Todo mundo sabe quién daba las órdenes en Veracruz y ahora el ex gobernador quiere lavarse las manos, después del endeudamiento brutal del estado, de los malos manejos y su enriquecimiento ilícito’’, agregó.

Para el diputado Camacho Quiroz, se requiere una investigación profusa en la que además se le otorgue a Duarte su derecho de declarar tan ampliamente como lo requiere.

‘‘Al final nos enteraremos de los razonamientos, consideraciones y el peso de las pruebas que justifiquen una decisión judicial, que nos deje satisfechos a quienes queremos combatir eficazmente la impunidad’’, expresó.

El legislador priísta mexiquense recordó que su partido ya cumplió su parte al expulsar a Duarte de sus filas, y ha exigido ‘‘un juicio exhaustivo que concluya, no sólo en una responsabilidad penal, que eventualmente se puede convertir en prisión, y el reintegro de los recursos de todos los veracruzanos’’.

–¿El PRI aún confía en la inocencia del ex gobernador?

–No, el PRI confía en las instituciones y en la ley. El PRI quiere combatir la impunidad; en consecuencia, no le da cobijo a nadie que haya transgredido la ley, defraudado la confianza de los priístas, más aún de los veracruzanos, y haya lesionado el ejercicio de la política.

Rechazó que el caso contra Javier Duarte sea una simulación porque, indicó, los márgenes de maniobra en las decisiones judiciales ‘‘son muy escasos’’ y la resolución se tomará ‘‘sin necesidad de recurrir a ninguna discrecionalidad sospechosa’’.

La Jornada