Rumbo a la Asamblea Nacional

Hechos y Susurros

Por Dolores Colín I

El proceso electoral que se desarrollará en México en 2018, en el que se renovará la Presidencia de la República, el Congreso de la Unión, nueve gubernaturas, diputados locales y presidentes municipales en 29 estados, ha movilizado a los actores políticos, pero sobre todo a los priistas, que saben que el próximo año no la tendrán fácil. Las encuestas los ubican en el peor momento de su historia como partido político con sólo 13% de las preferencias, aunque en junio logró ganar la gubernatura del Estado de México y se vio competitivo en Nayarit, aún sigue pendiente el resultado de Coahuila.

A pesar de que el senador Ernesto Gándara ha señalado que no hay riesgo de fracturas, vimos lo contrario antes del inicio de los trabajos rumbo a la XXII Asamblea Nacional del PRI, grupos encabezados por Ivonne Ortega, que planteó dejar de lado las decisiones cupulares y escuchar a la militancia; Ulises Ruiz, ex gobernador de Oaxaca, y César Augusto Santiago, que decidieron enfrentar a la dirigencia.

Este hecho me remitió a la fractura del PRI en 1987, cuando dejó el partido Cuauhtémoc Cárdenas. Pero ahora hemos escuchado a la dirigencia decir que todas las voces tienen espacio para construir la transformación del priismo.

La efervescencia que vive el PRI en las dos mil 461 asambleas municipales y 32 estatales ha puesto como temas fundamentales los cambios a los documentos básicos, Declaración de Principios y la rendición de cuentas de los militantes.

El sector popular que encabeza el senador con licencia por Jalisco, Arturo Zamora, anunció que llevará 400 propuestas a la Asamblea Nacional y destaca el código de ética, transparencia y rendición de cuentas.

La XXII Asamblea Nacional representa para este partido un intenso trabajo político en donde decidirán el proceso de selección del candidato, su método de selección y el cambio de estatutos, que también divide a los militantes entre abrir o no los candados para ampliar el número de aspirantes.

Aunque el repudio es a todos los partidos políticos por parte de la sociedad, el PRI es el más rechazado por los escándalos de corrupción, reconocer el reclamo de combatirla a través de la propuesta anticorrupciónque prevenga, identifique y sancione el manejo de los recursos públicos es un interesante e importante compromiso social.

Ya veremos el 12 de agosto los resultados que presentarán los 20 mil delegados priistas, para evitar la caída del partido tricolor.

SUSURROS

  • El domingo en Venezuela sólo podrán votar grupos designados por el régimen en representación del pueblo para elegir la Asamblea Constituyente del presidente Nicolás Maduro. Los grupos opositores a Maduro aseguran que el régimen decidió eliminar todo espacio de disidencia.

  • Se celebraron los primeros 10 años de ProMéxico, institución que apoya a la empresa mexicana para encontrar nuevos mercados en el exterior. ¡Felicidades a Paulo Carreño, líder del organismo!