MC ya había muerto

Postigo

Por José Paramo Castro

Después de las elecciones de 2018, Movimiento Ciudadano se sabía sin registro. Cerró oficinas, escondió vehículos, despidió personal. Los votos habían terminado de contarse, ya se conocían los resultados oficiales. Tenía el tiempo contado para deshacerse, los empleados se quejaban, incluso con gente de otros partidos, de no recibir indemnización.

De pronto algo pasó, Movimiento Ciudadano renacía, ni siquiera de entre cenizas como el Ave Fénix, sino que surgía de la nada. Algo oscuro se negoció entre la cúpula de ese partido unipersonal, porque MC es Dante Delgado y Dante es simplemente Dante.

Al respecto el INE nunca se ha manifestado con claridad y menos con convicción. La negociación que permitió darle vida de nuevo a Movimiento Ciudadano nada tuvo que ver con el número de votos.

Fue entonces cuando empezó a salir del anonimato todo el desperdicio de la clase política y empezaron a emerger del anonimato los personajes pintorescos, los ridículos, las caricaturas de ellos mismos, pero también se descubrió que era un partido de derecha, porque a Movimiento Ciudadano siempre se le olvidó definirse.

Por ello no debe extrañar a nadie y menos a los jaliscienses la estrecha relación entre el gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro y Los Tecos de la Universidad Autónoma de Guadalajara. Tampoco debe extrañarse el ocultamiento de información sobre sus víctimas como sucedió con la muerte de Giovanni López, que por ser el asesinato de un simple albañil no valía la pena darlo a conocer a pesar de que policías de Ixtlahuacán de los Membrillos hayan sido los homicidas. Si tenía algún valor la vida de Giovanni López esta fluctuaba entre los 200 mil pesos, cantidad ofrecida a su familia para que no hiciera escándalo por su muerte. De esto estaba informado oportunamente el gobernador.

Además, que no le importa gastar desde 2019 millones de pesos para que el ingeniero textil, Enrique Krauze publique en Letras Libres “mensajes de programas y actividades gubernamentales”. Si Alfaro gobernara bien, no es necesario tanto despilfarro. 

Enrique Alfaro es sólo uno de los personajes de Movimiento Ciudadano, hay más, aunque no tan peligrosos.

Está Lorena Gómez Haro, directora de Relaciones Públicas, Protocolo y Eventos en Zapopan, militante de MC, quien cuestionó hasta el insulto a quienes en la contingencia salían de viaje. Les gritó en las redes y utilizó palabras ofensivas contra sus conciudadanos.

Otro caso pintoresco e igualmente ilegal fue el que protagonizó en plena contingencia, Jesús Guerrero Zúñiga, alcalde de Zapotlán El Grande, quien participó en una procesión religiosa donde también asistieron decenas de personas. Era la celebración de San José, santo patrono de Ciudad Guzmán y la cual, fue transmitida por la televisora oficial “Canal 4 de Zapotlán”.

También se incluye en esta fauna del MC al exdiputado local por el Estado de México, Horacio Jiménez López, a quien se le inició un proceso de destitución como representante suplente de ese partido ante el Instituto Electoral del Estado de México, luego de su remisión a las autoridades por agredir físicamente a su pareja.

Por falta de espacio no se enuncian a otros personajes cuya conducta está muy lejos de ser la de un funcionario público honesto o, por lo menos con vocación de servicio.

Pero el gobernador oculta el asesinato de un jalisciense a quien se le impuso la pena capital, sin juicio, por no usar cubrebocas.

Es decir, los del MC practican la pena de muerte, pero no la aplican cuando deben morir como partido.