Vacunas a maestros, perversa zanahoria electoral

Por Mónica Camarena Crespo

Todos merecen la vacuna en México, nuestros impuestos generan el gasto para su compra y aplicación, por ello es criminal que el gobierno emanado de MORENA, partido presidencial que busca eternizar su poder, intente sacar tajada del programa de vacunación contra el virus SARS-CoV-2.

Con el pretexto de lograr el regreso presencial a clases, se antepuso un sector no previsto en las primeras 5 etapas del programa de vacunación diseñado, por cierto, por el propio gobierno federal vía la secretaria de Salud.

En dichas etapas no estaban contemplados los maestros quienes, hay que decirlo, no son los únicos que estarían en un aula escolar en caso de un regreso presencial, sino la población que tendría que ser una prioridad también, nuestros niños y jóvenes, quienes todavía no están contemplados en ningún esquema de vacunación.

Las etapas que se diseñaron a fines del año pasado, cuando todavía no estaban tan preocupados por una sensible baja en las encuestas con miras a las elecciones de junio, fueron decididas con prioridades hasta básicas.

En la primera etapa se contempló que, de diciembre del 2020 a febrero del 2021, se aplicaría la vacuna a todo el personal de salud de primera línea de control de la Covid-19.

En la segunda, del 2 de febrero al mes de abril, tocaría al personal de salud restante (no se sabe bajo qué criterios, pues nunca contemplaron a los médicos privados) y personas de 60 y más años.

En la tercera, de abril al próximo mes de mayo, se estableció la vacuna para personas de 50 a 59 años; en la cuarta etapa, de mayo a junio a personas de 40 a 49 años y, finalmente, la quinta y presunta última fase de vacunación sería de junio hasta marzo del 2022 para el resto de la población.

Sin embargo, en el trayecto del plan de vacunación, los mexicanos no contamos con que el presidente de las ocurrencias a conveniencia, pese a la gravedad de la pandemia, le diera prioridad a un sector políticamente atractivo a la hora de votar.

En ese sentido va la repentina decisión de vacunar primero a maestros que al resto de adultos mayores, médicos, enfermeras y todos los trabajadores del sector salud, altamente expuestos al virus.

El presunto objetivo sería incongruente sí como apuntan varios médicos y científicos, es muy alto el riesgo de contagios masivos con un regreso presencial a clases, donde los mayormente expuestos serían los estudiantes por no estar vacunados.

Habría que enviarle al presidente algunos apuntes de la Organización Mundial de Salud (OMS) la cual, basándose en estudios de expertos, aconseja mantener las restricciones de reunirse varias personas en lugares cerrados hasta que no se haya inmunizado a la mayoría de la población en un país.

Los maestros hoy en día son más atractivos electoralmente que los médicos privados; tan solo en Veracruz ya se habían inscrito más de 30 mil maestros para la vacuna, solo es cuestión de hacer cuentas camino al día de la elección y darse cuenta de las prioridades de la 4T.

@monicamarena