De la Garza y la OEA

Postigo

Por José García Sánchez

La interrupción injustificada de su campaña muestra que no tenía explicación sin antes no consultar con su patrón, y al mismo tiempo, fue a ver si el golpista Luis Almagro, que encabeza la OEA, podía dar otra de sus declaraciones fascistoides, pero sabe que México no es Bolivia, y que el apoyo al presidente es mayoritario.

Porque las palabras de Almagro es de un auténtico cavernícola, que justifica a los judíos en su ocupación y matanza de palestinos, el presidente de la OEA contribuyó de manera determinante en el golpe, de Estado contra Evo Morales, argumentando un fraude que nunca sucedió, ahora apoya los ataques de Israel contra los palestinos, cuyo territorio es ocupado ilegalmente por los judíos sionistas, se entromete en los asuntos de los países miembros como El Salvador, cuyo presidente es blanco de las críticas del dueño de ese organismo internacional, entre otras expresiones.

Para Adrián de la Garza es muy fácil colocar puentes para la intervención extranjero a un país que no siente ni conoce, simplemente quiere gobernar para seguir beneficiándose del poder. El ex procurador de Nuevo León busca nexos para la injerencia extranjera, enlaza invasiones, convoca interferencias, porque la OEA ha dado muestras de imparcialidad desde su creación, en 1948.

A ese personaje acude Adrián de la Garza, a quien se le vinculó desde 2014, con el cártel de los Zetas, diarios de Europa lo señalan como operador de ese grupo delictivo mientras era el procurador durante uno de los gobiernos más corruptos de Nuevo León que tuvo al frente a Rodrigo Medina.

Ahora que condiciona el voto, que quiere que sea fiado por los nuevoleoneses, y su contrincante, Samuel García, lo demanda ante la FGR, por la entrega de tarjetas que impide que el voto sea libre y secreto. Días después difunde que quien lo exhibió fue el Presidente dela república en una burla imperdonable a la memoria y dignidad de la población dentro y fuera de Nuevo León.

El narcotraficante español Juan Manuel Muñoz Luévano, alias Mono, fue detenido, en Madrid en marzo de 2014, el apogeo del sexenio de Rodrigo medina, donde guardaba la contabilidad de Los Zetas, ahí se encontró el detalle de una venta por 2,100 kilogramos de cocaína por 75 millones de dólares, así como una nómina donde se descubrieron nexos con jueces y funcionarios mexicanos entre los que destaca el entonces alcalde de Monterrey, Adrián de la Garza.

Raymundo Ramírez Pompa, empresario de Nuevo León, acusa a De la Garza de conducta criminal desde hace 20 años, señala vínculos con los casinos, con el crimen organizado, riqueza inexplicable, nunca quiso investigar a Rodrigo Medina, uso a la fiscalía como organización criminal, afirma que si llegara a gobernador sería un asunto de seguridad nacional para México.

El cochinero de las elecciones en Nuevo León también afectan al candidato de Movimiento Ciudadano, Samuel García, por rebasar el presupuesto de campaña y recibir ayuda de particulares fuera de la ley, y, por si fuera poco, motivan la renuncia del candidato de Morena a la presidencia municipal de la capital de la entidad.

En 2009, cuando De la Garza era director de Averiguaciones Previas de la procuraduría, el Ejército detuvo a integrantes de Los Zetas en Monterrey. Según explicó el jefe del Ejército en la zona, el general Francisco Juan Aboytes, los detenidos guardaban un documento con nombres, apodos o códigos de autoridades junto a cantidades de dinero. En el documento, del que el diario EL PAÍS tiene copia y difundió, aparece el nombre de Adrián de la Garza.