Se busca estadista para gobernar México

Por: Jorge Evia Ramirez

 

Con la llegada de ómicron a nuestro país y en plena ola de contagios, una vez más los otros datos de Andrés Manuel López Obrador y su otra realidad, fueron superados por la efectividad de la nueva variante de Covid-19.

Lo que inició con un “creo que es solo una gripe” por parte del aprendiz de presidente, horas más tarde se confirmaría un segundo contagio del inquilino de Palacio Nacional.

A estas alturas del sexenio, alguien del equipo presidencial debería convencer al jefe del ejecutivo de la urgente necesidad de actuar desde el conocimiento explícito de su desconocimiento y decir la verdad a los mexicanos; toda vez que toda comunicación de cualquier decisión política demanda tener ese coraje.

La gestión de la pandemia por parte del gobierno mexicano, debe partir de la propuesta formulada por Platón: “Quien sabe, necesariamente actúa bien”. Luego entonces deberían dejarse guiar por los que saben.

Durante los primeros tres años de gobierno de López Obrador, se ha comprobado que en el gabinete presidencial no hay hombres malos, sino ignorantes en virtud de lo cual, deberían abrazar la idea impulsada por Sócrates dentro del intelectualismo moral: “Quien hace el mal es por ignorancia y quien conoce el bien lo abraza y lo practica siempre”.

Ojalá y muy pronto la salud de Andrés Manuel mejore y pueda superar la ignorancia que rodea a gran parte de su equipo, viendo a dicha ignorancia como una enfermedad del alma (Platón, Timeo: 86b-c).

Ignorar significa creer que se sabe, cuando en realidad no se sabe; es decir, lo que se cree saber está ausente de ser, de orden, no sólo no es el ser, sino aún más, no es el no ser.

Invariablemente, todos los días desde la mañanera se nos confirma que México está siendo gobernado por un político que solo piensa en la siguiente elección, dejando fuera de la investidura presidencial al estadista que debe pensar en la siguiente generación.

Ya llegó el tiempo en que Andrés Manuel López Obrador debe poner por encima de sus intereses individuales y/o partidistas, la búsqueda del interés general, esto es, de la integridad, la tranquilidad y la viabilidad de la República.

Que alguien le diga a AMLO que reconozca sus limitaciones como gobierno. Ojalá y entienda que la pandemia ya nos demostró lo vulnerables y frágiles que somos.

Queremos de regreso en Palacio Nacional a un estadista sano, con cubrebocas y que por primera vez nos hable con la verdad desde el púlpito presidencial.

El mayor de los deberes de Andrés Manuel López Obrador en lo que resta de su sexenio, debe ser el propuesto por Vicente Guerrero: “La Patria es Primero”.

Twitter: @EVIARAM