Ahora es noticia la obra pública más costosa

 

Por Ángel Álvaro Peña

Como si se tratara de la primera vez que una obra pública aumenta su costo, algunos medios convencionales colocan de manera alarmista la noticia de que la Secretaría de Energía haya informado que la refinería ‘Olmeca’ en Dos Bocas, costará 12,500 millones de dólares y no los 8,900 millones que proyectó el gobierno federal en octubre del 2020.

Sucedía muy a menudo en administraciones anteriores, pero al parecer estos medios se acaban de dar cuenta de que este tipo de incrementos en las obras es cada día menor y actualmente los cálculos se quedan como el pronóstico había establecido.

Dónde estarían esos medios cuando la llamada Estela de Luz, donde el cálculo inicial era de 200 millones de pesos, con fecha de conclusión del 21 de agosto de 2010, pero subió a 1,000 millones de pesos, y su costo final fue de 1,575 millones de pesos, se entregó con un retraso de 15 meses.

La Estela de Luz inicialmente fue pensada como monumento a las víctimas del narcotráfico pero seguramente se vería como un exceso de calderón, por lo que prefirió erigirla como monumento al Bicentenario de la Independencia y Centenario de la Revolución Mexicana, pero que no tiene ninguna utilidad práctica; sin embargo, los responsables de aquellos excesos, ahora ponen el grito en el cielo por cálculos parciales en las obras, cuyo margen de incremento siempre es tomando en cuenta, aquí y en China.

En el caso de la refinería Dos Bocas, no hay retraso, aunque sí un incremento en el costo, de 3 mil 600 millones de pesos.

Durante el Gobierno de Enrique Peña Nieto, las secretarías de Seguridad gastaron 52,750 millones de pesos, el aumento de los gastos de seguridad pública y nacional durante el Gobierno de Enrique Peña Nieto y la discrecionalidad y opacidad fueron un ejemplo claro de desvío de recursos que esos medios no registraron ni siquiera en un espacio mínimo. Ahora el incremento de 3,600 millones de pesos es motivo para difundirlo en primera plana.

En los últimos dos años de Calderón el gasto en seguridad fue de 5,500 millones de pesos, en los dos últimos de su sucesor superó los 21,500. En 2019, primer año de Andrés Manuel López Obrador, volvió a niveles de 2011.

Esta partida ampara “programas, investigaciones y actividades” en materia de “seguridad pública y nacional” cuya realización implica “riesgo, urgencia o confidencialidad”,

Creyendo que los mexicanos no tenemos memoria y burlándose de la inteligencia de la población, algunos medios le apuestan a la amnesia para atacar a quienes los dejaron sin subsidio de parte del gobierno, pero que aplaudían que se redujera el subsidio al campo, a la salud y a la educación.

La caída de los periódicos que fueron importantes hace algunos años no se debe a la llegada del Internet sino a un contenido que juega con la memoria y la inteligencia de sus lectores, en detrimento de sus anunciantes.

 

PEGA Y CORRE

La reforma eléctrica empezó a hacer mella en la oposición, ahora el diputado priista Carlos Aysa, pareciera que no votará según las órdenes de su líder nacional, Alejandro Moreno, el próximo domingo en la sesión donde se decidirá el destino de la energía eléctrica del país… Esta columna se publica los lunes, miércoles y viernes.