Recelo en Va por México: ¿Quién será el traidor?

 

Por José Ureña

 

Ni tan unidos.

Los partidos integrantes de la alianza Va por México nos venden un discurso de unidad inquebrantable para asuntos importantes.

El turno es de la (contra)reforma eléctrica y por ello hasta montaron el espectáculo de pernocta en el Palacio Legislativo.

Si así fuera, el Gobierno y sus siervos Morena, PT y PVEM no lograrían sacar la iniciativa presidencial el domingo o la semana próxima.

El problema está enfrente.

Atrás de las promesas de unidad, de dique infranqueable al oficialismo, entre panistas, priistas, perredistas y emecista circula una pregunta en silencio:

-¿Quién o quiénes serán los traidores?

Porque caben dos respuestas:

El voto a favor de la propuesta de Palacio Nacional podría ser de toda una fracción, aunque en este caso sólo PAN y PRI pueden darle mayoría constitucional.

O bien decisiones individuales hasta sumar los 53 votos necesarios en la Cámara de Diputados para satisfacer al Ejecutivo federal.

LOS MÁS SOSPECHOSOS

El pulso es distinto.

El grupo más homogéneo es el del PAN y no precisamente por la convocatoria de su presidente Marko Cortés.

Amén de rechazo ideológico a la iniciativa -la derecha siempre estará por la libre empresa-, Jorge Romero y Santiago Creel tienen el control del grupo.

En MC sólo hay una voluntad, la del fundador, guía y senador Dante Delgado, quien ha garantizado mantenerse leal al compromiso.

En el perredismo la bancada de Luis Cházaro podría tener defecciones, pero no es objeto del Gobierno porque su número no resuelve sus matemáticas.

La mira del poder siempre ha estado en el PRI, sobre cuyo dirigente Alejandro Moreno y coordinador Rubén Moreira hay sospechas.

Fueron los últimos en definirse y para mostrar fortaleza han recurrido a las amenazas: Quienes se alíen al oficialismo serán expulsados.

-jajajaja -se ríen Quirino Ordaz, Claudia Pavlovich y Carlos Miguel Aysa, a quien Alito heredó la gubernatura de Campeche por confiable.

Aun así, desde Palacio Nacional son exhortados a rebelarse para traicionar a México, pues la voluntad presidencial, y nadie más, define quién está con la historia y quién contra ella.

Pronto conoceremos el desenlace.

A LA COMPRA DE VOTOS

Por cierto:

Todos ellos reciben no solamente invitaciones a votar por la (contra)reforma eléctrica, sino mucho más.

Tienen cabida, se les dice, en alguna de las bancadas al servicio del régimen: Morena, PT o Verde, y la posibilidad de acceder a comisiones.

Eso significa, naturalmente, prebendas económicas.

También se les describe un futuro con opciones políticas: cargos públicos, administrativos, espacios para recomendados, etcétera.

Y a no pocos se les ha deslizado la existencia de investigaciones sobre actividades pasadas o presentes algo o muy comprometedoras.

¿Amenazas?

Bueno, no hay político con el historial limpio y bastaría una filtración a medios, un tuit o mensaje en redes sociales para desacreditarlos.

-No me extraña. Esa ha sido una práctica muy vieja, desde el viejo PRI -comenta el ex gobernador de Morelos y ex vicecoordinador del PAN durante la Legislatura pasada, Marco Antonio Adame.

Lo dicho arriba: estamos por ver los resultados.