Muere doña Rosario Ibarra

Ciudad de México. Rosario Ibarra de Piedra, incansable luchadora por los derechos humanos, que salió a las calles para exigir la aparición de su hijo Jesús Piedra Ibarra, murió a los 95 años, en la ciudad de Monterrey, Nuevo León. Fue pionera en la defensa por los derechos humanos Rosario Ibarra de Piedra, madre de la actual presidenta de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos.

 

 

Fundó Eureka, palabra pronunciada por Arquímides, que significa “Lo he encontrado” una de las primeras organizaciones de madres, padres y familiares de desaparecidos. Su lucha inició luego de la desaparición forzada de su hijo Jesús Piedra Ibarra, quien en 1974 fue detenido de manera ilegal en Monterrey por agentes policiales que lo entregaron a instancias castrenses, quienes lo torturaron.

 

 

Fue en dos ocasiones candidata a la presidencia de la República y respaldó las campañas presidenciales posteriores de Cuauhtémoc Cárdenas y de Andrés Manuel López Obrador, y en 2006 fue electa como senadora.

El 24 de octubre de 2019 recibió la Medalla Belisario Domínguez del Senado de la República.

La luchadora social también participó en la defensa de la lucha de la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO), con los comuneros de Atenco que fueron reprimidos en el sexenio de Vicente Fox, defendió las causas del EZLN y con otras causas sociales.

 

 

 

En redes sociales ya se han expresado manifestaciones por el fallecimiento de Ibarra de Piedra, entre ellas la senadora Ifigenia Martínez quien expresó su tristeza por la muerte de su “entrañable amiga e incansable activista y luchadora social”. Fue “pionera en la defensa por los derechos humanos, la paz y la democracia en México”, señaló al tiempo que envió abrazos a sus hijas Rosario y Claudia, familiares y amigos.