Crisis desbordada de inseguridad 

 

Por Mónica Camarena Crespo

Las observaciones recurrentes desde Estados Unidos durante febrero y marzo encendieron las alertas de una crisis desbordada de inseguridad en México, un tema con el que definitivamente no ha podido el gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

A pesar de querer ocultar datos reales, lo cierto es que la violencia repuntó en el país. En marzo se reportaron 2 mil 657 homicidios dolosos, 17.5 por ciento mayor a la registrada en febrero, que sumó 2 mil 261, de acuerdo con cifras oficiales dadas a conocer por la propia titular de la Secretaria de Seguridad y Protección Ciudadana, Rosa Icela Rodríguez.

Otro dato confirma la crisis, entre enero y marzo, el país acumuló 7 mil 354 víctimas de homicidios dolosos, es decir, 12.6 por ciento menos que las 8 mil 417 que se registraron en el mismo trimestre de 2021.

Los escándalos mediáticos que induce AMLO, tendrían mucho que ver con la necesidad de distraer de los verdaderos problemas a los que no se les ha podido hacer frente. Cabe recordar el desencuentro del presidente con el secretario de Estado norteamericano, Antony Blinken, al que llamó “injerencista” por alertar sobre las muertes de periodistas en México.

Otras señales son claras, después de las masacres entre cárteles en Michoacán el pasado 1 de marzo, el presidente reiteró que los abrazos continuarán hasta el fin de su sexenio: “Estoy convencido de eso, lo que pasa es que lleva tiempo. Esto ya estaba, pero lo que estamos buscando es que los jóvenes ya no sean enganchados, quitarles a los delincuentes, ya definidos, quitarles a los jóvenes, que no tengan un ejército de reserva”.

En lugar de enfrentar a la delincuencia bien organizada, AMLO opta por convencer a los jóvenes a través de dádivas para evitar engancharse con ellos. La tibia respuesta tiene que ver con la falta de compromiso para enfrentar con firmeza el problema, si no, que le pregunten a Ovidio Guzmán quién sigue en absoluta libertad por el país.

La violencia se ha vuelto insoportable en México, los datos del propio gobierno lo confirman; las bajas mayores son de la sociedad civil, lo mismo han alcanzado a niños, mujeres, periodistas, activistas, sobre todo a personas inocentes, con homicidios, feminicidios y desapariciones forzadas.

La decisión de no provocar y no enfrentar a los grupos criminales estructurados por parte del Estado mexicano bajo el argumento de que la violencia genera más violencia, resultó un fracaso y pareciera que a los delincuentes tal decisión, les cayó “como anillo al dedo”.

 

Ágora

¡Con los últimos dramáticos acontecimientos! Debemos recordar que en su primer informe trimestral del año, AMLO reconoció que el delito de feminicidio ha aumentado, pues de acuerdo a datos oficiales, hay un incremento del 15 por ciento.

Los números demuestran que en México, los feminicidios y desapariciones de mujeres están fuera de control. Por ejemplo, actualmente hay 25 Alertas de Violencia de Género contra las Mujeres en 22 entidades federativas. Veracruz es el tercer estado con dos alertas de género y en donde apenas en una semana se registraron otros dos feminicidios; las autoridades siguen brillando por su ausencia ¿Verdad Cuitláhuac?

 

 

 

Twitter: @monicamarena