Mala conducta de la oposición

 

Por José García Sánchez

A partir del 17 de abril la suerte parece abandonar a la oposición. Las encuestas, mostraban que la mayoría de los mexicanos querían una reforma eléctrica y hubo partidos que no han podido resarcir su imagen para demostrar que no son traidores.

La votación contra la reforma pareciera buscar el mal fario que ahora envuelve a toda manifestación social que responsabiliza a la oposición de su manera de gobernar, de ser, de conducirse de mantener una conducta que no es legal en ningún caso.

Luego del domingo de la votación, los diputados al día siguiente se salieron del recinto legislativo, no quisieron participar en el debate para la ley minera. Por eso no les habían pagado, de tal manera que salieron sin debatir ni votar.

Desde ese momento la intención del voto en estados como Aguascalientes y durando donde los pronósticos anunciaban competencia reñida se despegaron dejando en primer lugar a Morena.

El día de la votación la muestra de prepotencia de la diputada del PRI plurinominal Paloma Sánchez, vendedora de tablas de surf, se enfrentó a los ciudadanos afuera del Palacio Legislativo de San Lázaro, para gritarles como si se trata de una porrista de barrio: “No va pasar”, y después gritaría en el salón de sesiones que ella era pluri y que estaba a gusto.

Ese mismo día en la noche los asesores y empleados de los diputados perredistas anunciaron que les habían pagado a sus jefes dinero en efectivo los personeros de Iberdrola. De inmediato los dirigentes de ese partido en agonía anunciaron que su cuenta había sido hackeada, pero lo dijeron desde la cuenta agredida, sólo un par de horas después, lo cual técnicamente desmiente la intervención técnica a sus redes.

La semana fatídica para la oposición transcurría con serios descalabros contra sus integrantes cuando es denunciada la candidata del PRI y del PAN para la gubernatura de Hidalgo, Carolina Viggiano, esposa del coordinador de los diputados del PRI, por pagar sólo 53 pesos de luz bimestralmente, por una casa de más de 1,000 metros cuadrados en Hidalgo. Presurosa la priista dijo que ese era el recibo de su contrincante de Morena, Julio Menchaca. No faltó quién colocara el código de barras del recibo y descubriera que, en efecto pertenecía a la candidata a la gubernatura del tricolor a la gubernatura, quien semanas antes había afirmado que la pensión a los adultos mayores debería desaparecer para construir carreteras.

Los pasos pasaban lentos para los integrantes de la oposición y como parte de las fantasías que suelen tratar de convertir en realidad aparece la diputada del PAN María Josefina Gamboa, quien afirmaba haber sido asaltada en la delegación Cuauhtémoc, teniendo como testigo a la propia alcaldesa de esa delegación Sandra Cuevas, de dudosa honestidad.

Entonces mostraron el oscuro pasado de la veracruzana panista Gamboa Torales, quien atropelló en Boca del Río a una persona causándole la muerte, por conducir en estado de ebriedad, y, posteriormente, maltrató a un guardia de seguridad de la Cámara de Diputados, por impedirle el paso a la sesión por estar alcoholizada.

Mientras celebraba Alejandro Moreno la pírrica victoria de su grupo parlamentario contra la reforma eléctrica fue informado de una denuncia penal en su contra por más de 59 millones de pesos, en detrimento del SAT.

Ya al PAN, PRD y al PRI les había tocado fuerte y era el turno de Movimiento Ciudadano, cuyo gobernador consentido Samuel García, muestra una gran incapacidad para el cargo, desconociendo prácticamente todo lo relacionado con la  desaparición de una joven de 18 años, llamada Debanhi Escobar, mientras la entidad se quema literalmente por más de 40 incendios y el autodenominado doctor simplemente promete y justifica, quedando en ridículo por su forma de gobernar a través de las redes, al mismo tiempo que evidenciaba la manera de gobernar de los militantes de MC, que ya había varias muestras de esto con Enrique Alfaro en Jalisco.

Los reclamos de los mexicanos contra los diputados y líderes de PAN, PRI y PRD, que forman parte de su compromiso con el pueblo que les demanda representarlos correctamente, los llevó, en un arranque más de traición a la patria a la ONU para demandar que eran agredidos vernalmente por mandato de la cúpula de Morena y el propio presidente de la república, quedando, una vez más en ridículo. Y anunciaron que asistirían a la derechizada OEA, a la Comisión Interamericana de derechos humanos y hasta al mismo Vaticano.

La diputada perredista Gabriela Sodi incluso pidió a la comunidad judía alzar la voz por la forma en la que Morena exhibió al diputado Salomón Chertorivski, como si fuera un «traidor» por legislar conforme a sus ideas, mostrando, una vez más su amor por todo lo que no es mexicano. El padre de Salomón fue asesor de Carlos Salinas, al mismo tiempo que dirigía la empresa de ron Bacardi, los ilícitos del ADN.

Cuando parecía que las emana, por fin terminaba aparece un video de una mujer agrediendo a una mujer uniformada a la entrada del fraccionamiento donde vive, en Metepec estado de México. Le dio una cachetada, la insultó y la escupió dos veces. Lady Escupitajo, como fue denominada es nada menos que auxiliar de la diputada priísta Ana Lilia Herrera, se llama Patricia Wahibe, quien se dijo servidora pública pero el municipio se deslindó de ella.

Una semana donde las máscaras rodaron por el suelo junto con la poca dignidad que les queda a los protagonistas de estos hechos.

 

Twitter: @Josangasa3